¿Se puede acelerar el posicionamiento SEO?

Con el nacimiento de los buscadores, primero Yahoo! y más tarde el rey indiscutible, Google, y el posterior boom de las páginas web y los blogs, muchos se dieron cuenta de que podían rentabilizar sus contenidos, es decir, ganar dinero con sus websites. Pero para ello, era necesario atraer tráfico hacia sus páginas web, cuanto más, mejor, y el mejor método de hacerlo era, efectivamente, a través de los motores de búsqueda. Había nacido el SEO como respuesta a una pregunta evidente: ¿cómo poder alcanzar las primeras posiciones en los resultados de búsqueda?

El posicionamiento SEO (Search Engine Optimization) está centrado en los resultados de búsqueda orgánicos, es decir, no pagados; es lo que también se denomina como posicionamiento natural frente a la otra gran estrategia, SEM, consistente en pagar por aparecer en los primeros puestos.

Wikipedia nos aporta una acertada y concisa definición de lo que es el SEO: “El posicionamiento en buscadores u optimización de motores de búsqueda es el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores”.

La finalidad principal del posicionamiento SEO de Google es, precisamente, lograr aparecer en los primeros resultados de búsquedas en los buscadores cuando un usuario introduce términos relacionados con nuestro sitio web. Para que esto suceda, nuestro sitio web o blog debe estar optimizado lo máximo posible desde diferentes dimensiones, algo que se lleva a cabo siguiendo toda una serie de técnicas.

En consecuencia, el posicionamiento SEO se puede mejorar, y también acelerar pues cuanto antes optimicemos nuestro sitio web, antes será valorado por Google y por otros buscadores, y antes ascenderemos en los resultados de búsqueda.

Existen decenas, cientos de elementos que inciden directamente en el posicionamiento SEO, siendo algunos de los más importantes:

  • Contenido original, de calidad y de utilidad
  • Autoridad o popularidad de una web
  • La relevancia
  • La accesibilidad
  • La usabilidad
  • La propia arquitectura del sitio web
  • Su optimización para dispositivos móviles
  • Su velocidad de carga
  • Etcétera, etcétera…